Un nuevo concepto de belleza, un salto cuántico que nos sitúa, por un lado, en el futuro, en algo que ahora parece novedoso, y, por otro, en lo ancestral, en “casa”, en lo íntimo, lo reconocible, lo que todos traemos dentro. 

Por supuesto, iremos siempre de la mano de la naturaleza, eso es seguro.  Pero no de cualquier manera. 

Porque Elena Busto no se suma a una cosmética o a una manera de hacer cosmética de moda. Sabemos que hoy es tendencia y moda todo lo que lleve palabras como, natural, bio, eco, pero lo que no sabemos en la mayoría de los productos, es lo que realmente hay dentro del bote. 

Por eso, desde aquí, queremos contaros cómo hacemos nuestra cosmética, cómo elegimos las fórmulas, la selección de la materia prima, la manera de elaborar cada uno de nuestros productos. 

Y no vamos a contaros que, con mimo, cariño, cuidado y atención plena, que, por supuesto son “ingredientes” básicos presentes en todo el proceso. No. Eso sería contar solamente una parte, importantísima por supuesto, pero no definitiva. 

Lo que queremos contaros son otras muchas cosas 

que suman para el resultado final.

Por ejemplo, hablemos de un aceite esencial. Sabemos que lo queremos extraído de manera adecuada, como podría ser una destilación por vapor o un prensado. Y que lo que no queremos, es que se utilicen solventes químicos para hacerlo. Por supuesto, que no los queremos ni artificiales ni sintéticos. Pero nos gusta ir más allá. 

Contesta a esta pregunta, ¿te parece que una flor cultivada en un invernadero, apurando los plazos de floración, en un terreno creado para un mayor rendimiento será igual a la misma flor que crece en un entorno natural, recibiendo el sol, el viento, la lluvia, en una tierra viva, llena de vida y recolectada en el momento óptimo según cada caso? 

Si la respuesta es sí, pues aquí termina el cuento. Pero si es no, entonces hay otra pregunta, ¿crees que el aceite esencial que se extraiga de esa flor de invernadero será igual al de la otra? 

Pues evidentemente no, no será igual. En todo ese proceso está el carácter que esa flor tendrá, su riqueza en propiedades, su color, su aroma, TODO. 

Así que cuando añadimos a una fórmula, un aceite esencial u otro, es fácilmente entendible la mayor o menor eficacia que ese producto tendrá, ya que la calidad y cantidad de los principios activos presentes varían, y ahora sabemos por qué.

Este es uno de los valores de nuestra marca. 

Por eso, cuando decimos que nuestro champú Revital Raw puede ayudarnos en la caída capilar, es, entre otros motivos, porque lleva AE de Cedro de Virginia, el mejor aceite esencial para evitar la caída capilar, porque estimula la circulación sanguínea de forma efectiva hacia el folículo piloso. y es por la calidad de este aceite, por lo que sabemos que estarán presentes las moléculas que van a incidir precisamente, en esa ayuda que buscamos.  

¿No es fascinante el reino vegetal? 

Para Elena Busto lo es, por eso nuestras fórmulas son, valga la redundancia, fascinantes. 

Cada ingrediente suma al anterior y posterior, 

ninguno está por casualidad.

Así que, si retomamos el inicio del texto, donde decíamos que no os íbamos a hablar del mimo, cariño etc…, es porque van implícitos. ¿Cómo alguien que cultiva sus plantas y flores de esta manera, respetando los ciclos de la tierra, recolectándola al amanecer o cuando sea el mejor momento, no está además añadiendo cariño, mimo y excelencia? No podría ser de otra manera. 

Esto que os hemos contado sobre un aceite esencial, es válido para todos y cada uno de los ingredientes de nuestras fórmulas. 

Y si todos esos principios activos juntos ya forman una melodía maravillosa, os contaremos lo que pasa cuando le añadimos la resonancia de una Esencia Floral. 

Sí, hablamos de la nueva cosmética, la cosmética capilar del futuro, la cosmética que ya está aquí para ti.

Cosmética de autora, 100% natural y eco. 

Marca de prestigio y gran calidad. 

“Llevo más de 30 años de profesión y más de 13 dedicándome a la salud capilar, anomalías en cuero cabelludo y cabello dentro de mi salón de peluquería.

Hace 1 año y medio conocí White Orchid y a Elena Busto, mi salón dio un giro importante y estoy muy agradecida a Elena y sobre todo al producto que ha creado. Fue probarlo y gustarme, pero el tiempo hace que cada día me guste más.

Los resultados a medio-largo plazo son impresionantes.

Con White Orchid el 90% de las necesidades del salón a nivel de lavado y tratamiento en cabello y cuero cabelludo están cubiertas con solo 6 productos.”

PELUQUERÍA ECONATURAL REYES OCÓN

Logroño